academy
Seguridad
Privacidad
Rendimiento
Seleccione el idioma
Avast Academy Seguridad Malware ¿Qué es el adware y cómo puede prevenirlo?

¿Qué es el adware y cómo puede prevenirlo?

¿Alguna vez ha deseado poder ver más anuncios en línea? ¡Eso nos imaginábamos! El adware es un tipo de software malicioso que lo bombardea con incesantes anuncios emergentes. Aparte de ser molesto, el adware también puede recabar su información personal, registrar los sitios web que visita o incluso apuntar todo lo que escribe. Lea nuestra completa definición del adware, ejemplos y consejos de prevención.

Adware-Hero

¿Qué es el adware?

¡¡¡ENHORABUENA!!! ¡¡¡HA SIDO SELECCIONADO PARA GANAR UN IPHONE GRATIS!!!

¡¡¡HAGA CLIC AQUÍ!!!

¿Alguna vez ha estado navegando por Internet tranquilamente cuando, de repente, empiezan a inundarlo estos mensajes? Si supuso que se trataba de spam, ¡acertó! Si ve muchos anuncios de este tipo, es probable que tenga en su sistema un tipo particular de software malicioso (malware) denominado adware. Definir el adware es fácil: se trata de un software que secuestra su navegador u otras partes del sistema para inundarlo con anuncios no deseados.

Hamburguer menu icon

Este artículo contiene:

    Existen tres tipos distintos de adware. Algunos son programas gratuitos patrocinados con publicidad que hacen aparecer anuncios en ventanas emergentes o en una barra de herramientas del sistema operativo o el navegador. Puede tratarse de software legítimo, solo que con algunos (y molestos) anuncios. En su nivel más extremo, el adware es un malware que puede recabar su información personal realizando un seguimiento de los sitios web que visita o registrando las teclas que pulsa. Este aspecto del adware es muy similar al spyware, un software espía malicioso.

    El fin del adware es generar ingresos para su propietario, que gana dinero cada vez que usted hace clic en uno de los anuncios mostrados. Como el adware hace un seguimiento de su navegación, puede presentarle anuncios dirigidos y adaptados a sus intereses. También puede vender sus datos de navegación a terceros. Además, no se detiene si cambia de navegador: el adware reside en el propio sistema operativo, por lo que los anuncios seguirán ahí, no importa la aplicación que utilice para navegar.

    Hay que aclarar que puede ver montones de anuncios sospechosos en línea que no son necesariamente adware. El adware reside en el sistema y muestra anuncios desde el interior. Especialmente en sitios turbios, como por ejemplo una plataforma ilegal de streaming, puede ver muchos anuncios sospechosos que no son adware. Es probable que hacer clic en estos anuncios conduzca a la descarga de malware u otros problemas. Por tanto, aunque no se trate de adware, siempre conviene evitar los anuncios en línea de fuentes sospechosas. (Si ve una oferta que le llama la atención, es mejor hacer una búsqueda en Google para comprobar si es real. No haga clic en el anuncio en sí).

    ¿Cómo se propaga el adware?

    Hay un par de maneras de infectarse con adware. Un mecanismo de infección es la descarga de programas o aplicaciones “gratuitas” que, sin su conocimiento ni su consentimiento, se acompañan de adware. Esta situación se da cuando el desarrollador del programa colabora con el proveedor del adware para así obtener ingresos por su aplicación “gratuita”.

    La otra forma más común de infectarse con adware es que un programador malicioso halle en un navegador una vulnerabilidad que pueda aprovechar. Las vulnerabilidades se crean de forma accidental durante el proceso de desarrollo y los fabricantes publican con frecuencia actualizaciones para parchear estos boquetes en la seguridad. Sin embargo, si todavía no existe un parche o el usuario no aplica una actualización, los hackers pueden dar con un modo de colarse en su dispositivo. En el caso del adware, suelen hacerlo mediante descargas de paso, que se producen cuando se visita un sitio web infectado que descarga secretamente software en el sistema.

    ¿El adware es un virus?

    En realidad, no. Aunque muchos utilizan el término “virus” para referirse a cualquier software dañino, el adware no encaja de forma precisa en la definición de virus informático: código malicioso que secuestra otros programas para autorreplicarse y propagarse a nuevos anfitriones a través de redes. El adware es, más bien, un tipo distinto de malware. Hay muchos tipos distintos de malware, como el ransomware, el spyware y los troyanos.

    ¿Quién está amenazado por el adware?

    Los usuarios individuales tienen mayor riesgo de contraer adware que las empresas, y casi cualquier dispositivo puede verse afectado. Aquellos con menos conocimientos de Internet suelen ser los más expuestos, ya que es más probable que caigan en trucos habituales de los hackers, como las ofertas irresistibles. Pero, en esencia, cualquiera que navegue por Internet regularmente corre riesgo de contraer este molesto tipo de software malicioso. (Si quiere una lista completa de consejos para evitar el adware, la tiene más adelante).

    Aunque algunas personas creen que el malware solo supone una amenaza para los PC, se trata de un mito. El malware, y específicamente el adware, afecta también a los Mac y los dispositivos móviles. Por ejemplo, en 2017, Avast bloqueó 250 millones de amenazas de malware dirigidas contra Mac, de las cuales 41 millones correspondían a adware.

    Adware_01

    El adware y los dispositivos móviles

    Los dispositivos Android son más susceptibles al malware que los iPhone porque iOS cuenta con una potente seguridad integrada y un mejor sistema de actualizaciones. Sin embargo, los iPhone son vulnerables si se los somete a “jailbreak”, una operación por la cual se anulan esas protecciones con el fin de instalar software no aprobado de terceros. El adware, en particular, se ha abierto camino con fuerza entre dispositivos móviles como teléfonos y tabletas.

    En 2015, Avast descubrió una serie de aplicaciones de adware enmascaradas como juegos que permanecieron en Google Play Store el tiempo suficiente como para que los usuarios desprevenidos las descargaran 10 millones de veces. 

    Las aplicaciones en cuestión (un juego falso llamado Durak, así como falsos test de inteligencia y cuestionarios de historia) solo revelan su auténtica naturaleza tras estar 30 días en el dispositivo (para que no resulte sencillo averiguar cuál es el origen del problema). Pasado ese tiempo, empiezan a aparecer mensajes emergentes sobre falsos problemas en el dispositivo. Si el usuario hace clic en la pantalla para obtener más información o arreglar el problema, se le redirige a sitios web infectados que intentan enviarle mensajes de texto premium (que tienen un coste económico), o que registran y venden sus hábitos de navegación.

    La pesadilla del adware no termina aquí.

    En 2018, Avast descubrió 26 aplicaciones maliciosas en Google Play Store que contenían adware agresivo. Estos programas, camuflados como aplicaciones de estilo de vida, meteorología o criptomoneda, se retiraron tras nuestra denuncia.

    En 2019, Google Play Store tuvo que eliminar otras 85 aplicaciones falsas que contenían adware, pero lo hizo tras haber sido descargadas 9 millones de veces. La más popular de todas, “Easy Universal TV Remote”, tuvo ella sola más de 5 millones de descargas.

    Solo seis meses después, se eliminaron otras 238 aplicaciones que contenían “adware avanzado, diseñado para evadir los sistemas de control de Google”, aunque para entonces ya habían sumado 440 millones de descargas.

    En resumen: tenga el dispositivo que tenga, debe protegerse del malware.

    ¿Qué hace el adware?

    Cada tipo de adware tiene características y comportamientos maliciosos propios: unos bombardean con anuncios, otros descargan complementos o aplicaciones no solicitados, otros rastrean su actividad en Internet e informan a su propietario para vender esa información a terceros. Aunque el adware puede ser poco agresivo en comparación con otros tipos de malware, como el ransomware, sí puede resultar bastante molesto.

    Algún adware actúa incluso como un ataque de tipo “man-in-the-middle” y redirige todo el tráfico del usuario a través de su propio sistema, incluso en conexiones HTTPS (que deberían ser seguras). Resulta alarmante cuando se considera que este comportamiento podría dejar expuestas sus compras y su actividad de banca en línea ante el desarrollador del adware.

    Además, el adware consume capacidad de procesamiento. La descarga y ejecución de anuncios sobrecarga el dispositivo y lo ralentiza. Y si el dispositivo afectado es móvil, toda esa publicidad supondrá un gasto adicional de datos.

    ¿Es ilegal el adware?

    Sí y no. Ofrecer software gratuito que viene empaquetado con anuncios no es ilegal en sí mismo. Sí lo es descargar sin su consentimiento software peligroso que nadie ha pedido, así como rastrear su actividad en secreto y comunicar a otros su historial de navegación. El que una cepa particular de adware sea o no ilegal es en cierto modo superfluo: en cualquier caso, es molesto, intrusivo y perjudicial para el rendimiento del equipo, por lo que siempre conviene librarse de él.

    ¿Cómo saber si tiene adware?

    ¡Anuncios, anuncios y más anuncios! El más claro indicador de la presencia de adware es, por supuesto, un montón de publicidad que aparece en cuanto se intenta navegar por Internet o hacer otras tareas. Estos son otros síntomas que permiten diagnosticar una infección con adware:

    • El navegador tiene un aspecto distinto, con otra página de inicio, una nueva barra de tareas o un nuevo complemento o extensión que usted no ha instalado.

    • Aparecen nuevas aplicaciones o programas que usted no ha descargado.

    • El navegador funciona mucho más lento de lo habitual y se bloquea con frecuencia.

    • Los sitios que suele visitar tienen un aspecto distinto, o se le redirige a páginas extrañas cuando intenta navegar.

    Adware_02

    Si identifica cualquiera de las señales anteriores en su dispositivo, lo más probable es que sufra alguna forma de malware. Muchos tipos de malware presentan síntomas similares, por lo que puede resultar difícil identificar el tipo preciso de software malicioso que le afecta. Si además de las señales anteriores ve un montón de anuncios, hay muchas posibilidades de que sufra una infección con adware.

    Qué hago si me infecto

    Una vez que sospeche que hay adware en su dispositivo, debería analizarlo con una aplicación anti-adware o anti-malware para diagnosticar el problema. Si se detecta adware, necesitará una buena herramienta de eliminación de adware que limpie la infección y devuelva la normalidad a su dispositivo.

    Cómo prevenir la propagación de adware

    Como sucede con todos los tipos de malware, es más fácil prevenirlo que eliminarlo. Puede tomar distintas medidas para prevenir la propagación de adware.

      • Utilice un bloqueador de publicidad fiable: Un bloqueador de publicidad previene los anuncios mientras navega, lo que puede eliminar las descargas de paso desde sitios web infectados.

      • No haga clic en anuncios que parezcan demasiado buenos para creerlos: Cualquier anuncio que le ofrezca un iPhone gratis o algo aparentemente increíble es, muy probablemente, una estafa.

      • Ignore las falsas advertencias: Del mismo modo, los mensajes emergentes parpadeantes y llenos de signos de exclamación que le avisan de un virus son, con toda probabilidad, falsos.

      • Evitar sitios web sospechosos: Asegúrese de evitar los sitios web ilegítimos, especialmente si realiza compras en línea.

      • Ajuste la configuración de privacidad de su navegador: Dependiendo del navegador que utilice, debería poder prevenir que terceros instalen sin su consentimiento elementos como barras de tareas.

      • Utilice un programa antivirus potente: Aunque siga todas estas recomendaciones, un malware testarudo puede lograr abrirse paso. Un robusto programa antivirus como Avast Free Antivirus es la mejor línea de defensa para impedir el paso de cualquier software malicioso.

    Avast Free Antivirus lo protege incluso del adware más peligroso

    En ocasiones, Internet puede parecer un campo de batalla infestado de malware, pero creemos que todos deberían poder navegar de forma segura y confiada. Un programa antivirus potente actúa como un foso que rodea y protege su cibercastillo, y Avast Free Antivirus es compatible con todos los dispositivos para mantener a salvo su domicilio digital. Descargue hoy mismo Avast para mantenerse totalmente libre de anuncios.

    Proteja su iPhone frente a amenazas
    gratis con Avast Mobile Security

    INSTALACIÓN GRATUITA

    Proteja su Android frente a amenazas
    gratis con Avast Mobile Security

    INSTALACIÓN GRATUITA