¿Qué es DDoS?

Los ataques DDoS bloquean sitios web o redes completas saturándolos con tráfico de miles de equipos infectados, lo que se conoce como una botnet. Los bancos, los sitios web de noticias e incluso de instituciones públicas son el principal objetivo de este tipo de ataques, que impiden que los usuarios puedan acceder a ellos. Dado que tanto el objetivo como los equipos utilizados en la botnet son víctimas, los usuarios individuales reciben daños colaterales en el ataque, ya sus equipos se ralentizan y fallan mientras se encuentran bajo el control del hacker.

DDoS: denegación de servicio distribuido
¿Por qué se realizan ataques DDoS?

Los ataques DDoS no suelen estar dirigidos a usuarios individuales, sino a servidores web relevantes como los de bancos, pasarelas de pago con tarjeta de crédito o sitios web de organismos públicos. Los motivos que llevan a un hacker a organizar un ataque DDoS suelen ser tan poco nobles como el beneficio económico, la venganza o simplemente el deseo de ser un "troll". El ataque hace que se cierre el sitio web y que sus servicios en línea dejen de estar disponibles para los usuarios, que suelen perder la paciencia y la confianza en la empresa, terminando por buscar otras opciones empresariales alternativas. Además de la consecuente pérdida de ingresos, esto produce un daño importante en la reputación de la organización.

¿Cómo se reconoce un ataque DDoS?

Un ataque DDoS es fácil de reconocer, pero difícil de evitar. Cuando una red se satura de repente con tráfico web persistente que dura días, semanas o incluso meses y deja de estar disponible para los usuarios normales, es muy probable que esté siendo víctima de un ataque DDoS. Es más complicado saber si su equipo forma parte de una botnet; sin embargo, si de pronto comienza a responder lentamente, a mostrar mensajes de error o a cerrarse aleatoriamente, es probable que forme parte de una botnet.

¿Cómo se impide un ataque DDoS?

Los usuarios normales no pueden protegerse frente a un ataque DDoS, dado que solo el administrador del sitio web puede detectar inesperados picos de tráfico y tomar las medidas necesarias. Los usuarios individuales pueden colaborar instalando un potente antivirus que detecte y elimine el malware que hace que su equipo esté controlado por una botnet. De esta forma, su equipo no funcionará lento, no se cerrará inesperadamente y no se podrá utilizar para atacar a otros.

Cómo evitar formar parte de una botnet
  • Asegúrese de proteger su equipo con un antivirus potente
  • No descargue en su equipo software desconocido que pueda estar infectado por virus
  • Esté atento a si su equipo comienza a actuar de forma extraña o lenta
Protéjase contra ataques DDoS

Dado que los ataques DDoS no suelen afectar a usuarios individuales, es poco probable que su red personal se vea atacada por una botnet. Aún así, conviene asegurarse de que su equipo no ha sido forzado por un hacker. Por ello, le recomendamos que instale Avast, un potente y ligero antivirus usado por más de 400 millones de personas en todo el mundo.

¿Por qué Avast?
  • El antivirus más utilizado alrededor del mundo: 400 millones de usuarios
  • Antivirus galardonado
  • Antivirus ganador en comparativas en múltiples ocasiones
  • "El antivirus con el menor impacto en el rendimiento del PC (AV Comparatives)"
  • Mejores funciones: protección invulnerable para las contraseñas, protección de red doméstica, limpieza del navegador y mucho más
  • Todo ello GRATIS
DESCARGA GRATUITA