¿Qué es el cracking?

Mientras que el hacking consiste en burlar los sistemas de seguridad para obtener acceso a los equipos informáticos (lo que puede ser bueno o malo), el cracking consiste en lo mismo, pero con intenciones delictivas. La opinión general es que los hackers construyen, mientras que los crackers destruyen. En concreto, los crackers se suelen dedicar a robar números de tarjetas de crédito, diseminar virus, destruir archivos o recopilar datos personales para venderlos posteriormente.

Cracking
¿De dónde proviene el cracking?

Muchos son los motivos que pueden mover a un cracker: desde la obtención de beneficio económico, al interés por promover una causa, por simple maldad o porque supone un reto. Por ello, el cracking puede provenir de cualquier lugar. Sin embargo, el cracking se suele basar en la repetición persistente de determinados trucos conocidos para irrumpir en los sistemas, mientras que el hacking intenta aprovecharse de forma inteligente de las debilidades del sistema. Por ello, la mayor parte de los crackers son simplemente hackers de segunda.

¿Cómo se reconoce el cracking?

Reconocer el cracking depende del objeto del ataque. Por ejemplo, es probable que las empresas de software no sepan si alguien ha crackeado sus productos. Del mismo modo, los estudiantes que utilizan la Wi-Fi pública de una cafetería no sabrán si alguien ha crackeado la red Wi-Fi y está capturando sus datos vulnerables, como su información bancaria o sus contraseñas. Dicho esto, puede ser obvio que su equipo ha sido crackeado si sus amigos o compañeros de trabajo comienzan a recibir correo electrónico de phishing proveniente de su dirección de correo electrónico.

¿Cómo se detiene el cracking?

Intentar detener el cracking es como intentar acabar con los delitos. Y si Batman no puede hacerlo, no tenemos mucha fe en que alguien pueda... Mientras haya personas con intenciones delictivas y la capacidad necesaria para crackear sistemas, el cracking perdurará. La mejor forma de mantener a raya el cracking es, en primer lugar, garantizar que ninguno de los sistemas que utilice se haya crackeado. Afortunadamente, existen muchas formas de protegerse; por ejemplo, utilizando un administrador de contraseñas para proteger su información de inicio de sesión. En caso de que su equipo haya sido crackeado, puede utilizar un potente antivirus para buscar y eliminar virus y malware que se hayan podido instalar en su equipo.

Cómo evitar el cracking
  • No abra archivos adjuntos enviados desde direcciones de correo electrónico sospechosas
  • No envíe nunca su información bancaria ni números de tarjetas de crédito por correo electrónico
  • No utilice redes Wi-Fi públicas para actividades privadas
Protéjase del cracking

Para protegerse del cracking, conviene interiorizar determinados hábitos. Entre estos se incluye no abrir adjuntos de direcciones de correo sospechosas, no enviar su información bancaria o de tarjetas de crédito por correo electrónico ni utilizar redes Wi-Fi públicas para actividades confidenciales. Pero lo mejor que se puede hacer para protegerse del cracking es utilizar un potente software antivirus como Avast Antivirus, que le protegerá frente a cualquier tipo de malware, incluidos los virus, el spyware y el ransomware entre otros.

¿Por qué Avast?
  • El antivirus más utilizado alrededor del mundo: 400 millones de usuarios
  • Antivirus galardonado
  • Antivirus ganador en comparativas en múltiples ocasiones
  • "El antivirus con el menor impacto en el rendimiento del PC (AV Comparatives)"
  • Mejores funciones: protección invulnerable para las contraseñas, protección de red doméstica, limpieza del navegador y mucho más
  • Todo ello GRATIS
DESCARGA GRATUITA