academy
Seguridad
Seguridad
Mostrar todo sobre Seguridad
Privacidad
Privacidad
Mostrar todo sobre Privacidad
Rendimiento
Rendimiento
Mostrar todo sobre Rendimiento
Seleccione el idioma
Seleccione el idioma

¿Qué es la web oscura?

Los resultados de los buscadores solamente muestran una fracción del contenido disponible en la red. Una capa por debajo de estos resultados tan transitados se encuentra la web profunda, una mina de contenido oculto, y, más abajo aún, se sitúa la web oscura. Siga leyendo para descubrir qué es la web oscura y cómo se accede.

What_is_the_dark_web-Hero

¿Qué es exactamente la web oscura?

En la web oscura hay contenido que los buscadores no indexan y que requiere una autorización o algún software determinado para acceder a él. El contenido de la web oscura se encuentra en la Internet oscura: una parte de la red que solo es accesible mediante ciertos navegadores o configuraciones determinadas.

Hamburguer menu icon

Este artículo contiene:

    A diferencia del periodo del Oscurantismo, la web oscura no recibe esta denominación debido a una falta de información o conocimiento; más bien está a reventar de productos a la venta y recursos. No obstante, la Internet oscura también está diseñada para proporcionar anonimato, ya que garantiza la privacidad de las comunicaciones cifrando y enrutando el contenido a través de varios servidores. 

    La web oscura, a la que a menudo se considera un foro de actividad delictiva, no necesariamente es mala ni está llena de peligros. Se trata de un espacio anónimo de la red al que se puede dar un uso inadecuado o un uso útil.

    Ahora que ya hemos iluminado un poco este concepto, vamos a ahondar más: ¿qué es la web oscura?

    La web oscura y la web profunda

    ¿Qué diferencia hay entre la web oscura y la web profunda? Empecemos por la superficie. Al usar un buscador como Google para averiguar, por poner un ejemplo, «¿Por qué se muere mi suculenta?», los resultados que aparecen proceden de la web superficial. La web superficial hace referencia al contenido publicado en Internet que no requiere barreras de pago ni iniciar sesión para acceder y que, además, está indexado en los buscadores. 

    Así, en la consulta anterior, probablemente el buscador sacaría a la superficie (es decir, le mostraría) artículos de blogs sobre las plantas suculentas o guías de páginas web sobre viveros. 

    Gran parte del contenido que una persona cualquiera ve en Internet forma parte de la web profunda: el correo electrónico, la información bancaria en línea, las cuentas privadas en redes sociales o los sitios de streaming de pago.

    Si solamente pasara tiempo en la web superficial, podría preguntarse si la web profunda existe o si es ilegal. Pues sí, existe de verdad y no es ilegal. La web profunda consiste en cualquier contenido que se encuentre detrás de unas barreras de pago, métodos de autenticación, inicios de sesión o contraseñas, así que, seguramente, usted acceda a la web profunda bastante en su día a día digital. El contenido de la web profunda no está indexado y no aparece en los resultados de búsqueda normales. 

    De hecho, gran parte del contenido que una persona cualquiera ve en Internet forma parte de la web profunda: el correo electrónico, la información bancaria en línea, las cuentas privadas en redes sociales o los sitios de streaming de pago. Nadie quiere que su historial de correo electrónico esté disponible en la web superficial y que cualquiera que haga una búsqueda lo pueda ver.

    Bajo la superficie y dentro de la web profunda se halla la web oscura. El contenido de la web oscura se oculta deliberadamente en los buscadores normales, pero se puede acceder a él con Tor, un acrónimo que significa The Onion Router (el router o enrutador de cebolla). Para acceder a la red Tor, se puede usar el navegador del mismo nombre. 

    A diferencia de los navegadores convencionales, Tor recurre al enrutamiento de «tipo cebolla». Este cifra el tráfico y lo dirige por varios servidores de todo el mundo a fin de mantener el anonimato de la dirección IP del usuario que realiza una búsqueda, lo cual permite que las búsquedas sean privadas. Además, todos los dominios de la red Tor terminan con el dominio de nivel superior «.onion» (en lugar de «.com»). Las numerosas capas de una cebolla representan las múltiples capas de cifrado y privacidad de la red Tor.

    Un iceberg donde se ven las diferencias entre web superficial, web profunda y web oscura.

    • A: la web superficial incluye sitios web públicos que pueden buscarse (blogs, comercios electrónicos o páginas de noticias).
    • B: la web profunda se compone de sitios que requieren un inicio de sesión para acceder (el correo electrónico, los portales bancarios o los servicios de suscripción).
    • C: la web oscura requiere herramientas especiales para acceder, como el navegador Tor, y no se indexa en los buscadores.

    ¿Por qué se creó la web oscura?

    Se dice que la historia de la web oscura comenzó con el lanzamiento de Freenet en el año 2000. Freenet fue una tesis presentada por Ian Clarke, alumno de la Universidad de Edimburgo (Escocia), que se había propuesto crear «Un sistema distribuido descentralizado de almacenamiento y recuperación de información». Dicho de otro modo, estaba intentando idear una forma de comunicarse, intercambiar archivos e interactuar en línea de forma anónima. 

    En 2002, la web oscura creció de forma notable cuando unos investigadores financiados por el US Naval Research Laboratory (Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos) diseñaron y lanzaron la red Tor. En la primera década del siglo XXI, Internet todavía era joven y fácil de vigilar: era relativamente sencillo hacer un seguimiento en línea de cualquier persona y bastante difícil mantener el anonimato. La red Tor se diseñó con objeto de abrir unos canales de comunicación seguros para los disidentes que residían en países con gobiernos opresores, así como para los agentes de la inteligencia estadounidense repartidos por el mundo. 

    Más adelante, el código base de Tor se publicó bajo una licencia gratuita y se constituyó una organización sin ánimo de lucro denominada The Tor Project. En 2008, se lanzó el navegador Tor, con el que los usuarios menos duchos en cuestiones tecnológicas podían navegar por la web oscura con más facilidad. 

    La red Tor se diseñó con objeto de abrir unos canales de comunicación seguros para los disidentes que residían en países con gobiernos opresores, así como para los agentes de la inteligencia estadounidense repartidos por el mundo.

    La web oscura puede parecer inmensa, caótica e ilimitada, pero en realidad no es tan grande. Hace poco, unos investigadores de Recorded Future calcularon que existen más de 55 000 dominios de cebolla, pero solo 8400 (aproximadamente, el 15 %) de estos sitios estaban activos. Eso quiere decir que la red total de sitios activos que hay en la web oscura representa tan solo el 0,005 % del tamaño de la web superficial. 

    Los cambios en la web oscura son frecuentes, unos dominios desaparecen y aparecen otros nuevos, un hecho que no sorprende dada la dudosa legalidad de algunas de sus ofertas. Según la ONG The Tor Project, de los 2 millones de personas que utilizan Tor a diario, solo el 1,5 % accede a sitios web ocultos u oscuros. Parece ser que el grueso de los usuarios de Tor utiliza esta red para acceder de forma privada a partes normales de Internet, no a la web oscura. Recorded Future también destaca que el 86 % de los sitios de la web oscura están en inglés, al que siguen el alemán y el ruso, lo cual ofrece algunas pistas sobre la base de usuarios anónima.

    ¿Qué ocurre en la web oscura hoy en día?

    Puesto que la privacidad y el anonimato son los distintivos de la web oscura, es fácil suponer que todo lo que ahí ocurre es ilegal. Si bien se producen muchos ciberdelitos, la web oscura también se emplea con fines legítimos. Algunas personas simplemente prefieren no compartir ninguna información en línea y usan Tor para acceder a páginas normales que no pertenecen a la web oscura o para entrar en foros y sitios de noticias de la web oscura.

    ¿La web oscura se utiliza con propósitos ilegales?

    Sí, la web oscura se utiliza para llevar a cabo muchas actividades ilegales. Se pueden comprar y vender diversos tipos de drogas en los mercados de esta red, y en algunas de sus páginas se venden armas y sustancias químicas peligrosas. 

    Los hackers venden sus servicios, como el acceso a cuentas de correo electrónico, perfiles de redes sociales u otros datos que puedan usarse para el robo de identidad. También puede obtenerse acceso a sitios delictivos que contienen violencia o pornografía infantil. Por otra parte, el fraude y las estafas campan a sus anchas en la web oscura: ofertas demasiado buenas para ser verdad, servicios que exigen el pago por adelantado pero que nunca se prestan y hasta malware. En un sitio con tanta libertad e ilegalidad, es fundamental mirar bien dónde se hace clic.

    ¿La web oscura es peligrosa?

    No cabe duda de que la web oscura puede ser peligrosa: se corren más riesgos en un lugar sin normas que en la web superficial. El malware, desperdigado como minas terrestres por la web oscura, es un peligro especialmente común. Habiendo tantos sitios desconocidos en la web oscura, es más complicado distinguir los sitios web seguros de los que son turbios, y también resulta más fácil convertirse en víctima. 

    Las estafas abundan en la web oscura. Un sitio que ofrece sicarios puede cobrar 5000 $ por un encargo, pero, si reciben el dinero primero, luego ya tienen pocos incentivos para completar el trabajo. Y después la persona estafada no puede ni denunciar el incidente a la policía, claro. 

    Las personas que surcan la web oscura regularmente saben que es posible aprovecharse de la mala reputación del espacio y los servicios ofertados. Pueden proporcionar listados de aquello que un visitante nuevo de esta red suele buscar y después sacar tajada de la disposición del novato a la hora de completar la compra.

    Las personas que surcan la web oscura regularmente saben que es posible aprovecharse de la mala reputación del espacio y los servicios ofertados.

    En algunos mercados de la web oscura hay reseñas de usuarios, lo que permite realizar cierta criba, pero en otro no las hay. La ausencia de regulación por parte de las autoridades y de otros usuarios representa una oportunidad idónea para estafar, por ejemplo, ofreciendo artículos que el cliente paga pero nunca recibe.

    Los datos que se filtran suelen aparecer enseguida en la web oscura. Puede comprar datos sobre tarjetas de crédito, números de la seguridad social y otra información filtrada en un incidente de seguridad. Esta es una de las vías típicas para perpetrar un robo de identidad.

    Si fuera víctima de uno de estos delitos, denuncie el robo de identidad lo antes posible. Y recuerde que existe formas mejores (y más seguras) de prevenir el robo de identidad que pagar por recuperar sus datos en la web oscura. 

    Para una protección continua y férrea, le recomendamos Avast BreachGuard, que busca sin cesar filtraciones de datos en la web oscura. Si se detecta una filtración, BreachGuard le avisa en el acto y le ayuda a adoptar las medidas necesarias para proteger sus datos inmediatamente.

    La web oscura puede prometer el anonimato, pero las identidades no siempre están tan protegidas como cabría esperar. El FBI intenta actuar rápidamente para cerrar los sitios que ofrecen drogas y pornografía infantil, y la agencia no tarda en emprender acciones legales contra las personas involucradas. De hecho, a veces los agentes dobles del FBI abren páginas de este tipo e introducen malware con la finalidad de descubrir las identidades reales de otros usuarios de la web oscura. 

    Si esta agencia puede usar trucos para destapar las identidades verdaderas de las personas que se esconden tras el anonimato, puede estar seguro de que no son los únicos capaces de hacerlo.

    ¿Es ilegal acceder a la web oscura?

    Aunque no es un lugar del todo seguro, es absolutamente legal acceder a la web oscura en Estados Unidos, pero en otros países no lo es. Gracias a la navegación anónima, gran parte de la web oscura está dedicada a actividades ilícitas. Al mismo tiempo, sus protecciones de privacidad son vitales para los activistas y denunciantes que desean compartir información con la finalidad de dejar al descubierto casos de corrupción o fraude sin arriesgarse a revelar sus identidades en el proceso.

    Sin embargo, viendo la cantidad de actividades nefastas que pululan por la Internet oscura, cabe preguntarse si es ilegal. Como hemos dicho, no lo es (aunque depende del país). De hecho, sitios web tan conocidos como Facebook han creado dominios de cebolla para hacer llegar sus servicios a personas que desean mantenerse en el anonimato o que residen en países donde el acceso a la página normal de Facebook está prohibido.

    Por este motivo, los dominios de la web oscura pueden resultar fundamentales para los activistas ubicados en países en los que la libertad de expresión se coarta o prohíbe, y que quieren compartir información u organizarse sin ser llevados a juicio.

    El comercio y los mercados en la web oscura

    Muchos mercados de la Internet oscura ofrecen una gran diversidad de productos. La mayoría proporciona una experiencia de compra electrónica parecida a la de los sitios web «superficiales», pues, por ejemplo, permite aplicar filtros para restringir los resultados y dejar opiniones. Estas opiniones ofrecen cierto nivel de legitimidad en un mercado por lo demás anárquico y sirven para avisar a otros usuarios sobre los peligros que acechan. 

    Quizás el mercado más famoso fuera el de Silk Road, que se lanzó en 2011 y que era, básicamente, como Amazon pero de drogas. En 2013, el FBI clausuró Silk Road y su fundador, Ross Ulbricht, está cumpliendo cadena perpetua. 

    Los dominios de la web oscura pueden resultar fundamentales para los activistas ubicados en países en los que la libertad de expresión se coarta o prohíbe, y que quieren compartir información u organizarse sin ser llevados a juicio.

    Pero eso no ha evitado que sigan proliferando mercados nuevos para llenar el vacío. Algunas de estas tiendas nuevas ofrecen un abanico de productos que van desde las armas hasta los exploits de software. Otras disponen de una oferta más especializada, como datos recién robados, y ofrecen incluso la opción de comprarlos al por mayor. 

    En los comienzos de la web oscura, los pagos se tenían que hacer por PayPal o por transferencia bancaria, pero, con la aparición de las criptomonedas, la privacidad ha alcanzado una nueva dimensión. La posibilidad de realizar pagos anónimos contribuyó al crecimiento de los mercados en la Internet oscura, ya que se podían usar el bitcoin y otros tipos de criptodivisas.

    ¿Qué se puede comprar en la web oscura?

    En la web oscura se puede adquirir todo tipo de artículos, muchos de ellos ilegales. Es frecuente la compraventa de drogas y de material fraudulento, como datos robados y otra información personal. 

    El RaaS (ransomware como servicio) se puede comprar en la web oscura del mismo modo exactamente que el SaaS (software como servicio). Estos paquetes suelen incluir instrucciones de cómo perpetrar con éxito un ataque de ransomware, lo cual significa que no se necesita ser un programador experto (en ransomware) para dar un atraco.

    Los hackers no solo venden sus servicios, sino también materiales didácticos para convertirse en hacker. Merece la pena destacar que Uber, Lime, Netflix y muchas otras empresas destacadas han sufrido el ataque de los hackers. La consecuencia es que las cuentas de sus usuarios se pusieron a la venta en la web oscura. 

    En la web oscura también podemos encontrar órganos. Esto seguramente resulte muy atractivo para aquellos que necesiten un trasplante y, por desesperación, estén dispuestos a comprar. También se hallan a la venta artículos como cráneos y otras partes del cuerpo. 

    Como ya hemos mencionado, aunque en la web oscura se encuentran asesinos a sueldo, normalmente sus servicios son fraudulentos. Entre la variedad de productos que hay, también podemos encontrar mercancías falsificadas, bienes robados, productos químicos, pornografía infantil, armas, animales exóticos, etc.

    Los mercados de la web oscura incluyen una gran variedad de artículos ilegales, entre ellos, drogas, bienes sustraídos, partes del cuerpo y credenciales robadas.Los mercados de la web oscura ponen a la venta una gran variedad de artículos ilegales.

    Cómo acceder a la web oscura

    No es muy difícil acceder a la web oscura. Primero hay que descargar el navegador Tor. En él puede escribir cualquier URL que desee visitar. Cabe destacar que, aunque el tráfico se cifre en ambos casos, una VPN y Tor no son lo mismo.

    Navegar por la web oscura no es tan sencillo como navegar por la red normal. Existen varias herramientas útiles que lo pueden guiar. The Hidden Wiki es un tipo de directorio de la web oscura que contiene enlaces a los dominios de cebolla y descripciones breves de lo que se pueden encontrar en ellos. Pero algunos de estos enlaces pueden estar rotos o llevarnos a sitios web turbios donde se ofrecen bienes y servicios ilegales.

    Los buscadores de la web oscura

    Después de acceder a la web oscura, hay que averiguar cómo hacer búsquedas. Existen buscadores en la web oscura, pero no suelen ofrecer resultados de calidad, ya que los dominios de los sitios web, que aparecen y desaparecen con frecuencia, cambian constantemente. Además, algunas direcciones URL son cadenas de letras y números aparentemente aleatorios, así que no son fáciles de recordar.

    DuckDuckGo es un ejemplo de buscador que existe en la red superficial y que también cuenta con una versión de cebolla para la web oscura. Algunos buscadores de la web oscura exigen un pago para usar e interactuar concretamente con páginas de drogas. En Onionland, otro buscador de la web oscura, se puede buscar por palabras clave. Muestra los resultados en una simple lista de URL sin indicaciones ni otra información que facilite la navegación a los usuarios.

    Cómo protegerse y evitar que sus datos caigan en la web oscura

    Si la web oscura le parece un sitio que nunca le gustaría visitar, no se preocupe: no es fácil llegar a ella por error. Al requerir navegadores y conocimientos específicos, a la web oscura solamente llegan las personas que intentan activamente entrar en ella. 

    Pero, aunque no tenga intención de visitarla jamás, sus credenciales de inicio de sesión y otros datos podrían encontrarse ya en la web oscura. Normalmente, no llegaría a saber que sus datos están ahí, a menos que supiera hacer un barrido de esta red o que, inesperadamente, se convirtiera en víctima de un fraude de identidad tras haberse producido una filtración de datos.

    Avast BreachGuard comprueba si su información personal se ha filtrado en la web oscura y le avisa si esto ocurre. BreachGuard le ayuda a proteger sus datos y le impide seguir utilizando unas credenciales que hayan quedado expuestas en una filtración. La web oscura puede ser un territorio inexplorado y peligroso, pero se trata de una parte única de Internet. Saber más al respecto lo convertirá en un usuario de la red mejor informado y más seguro.

    Conéctese en privado en su Android

    con Avast Secureline VPN

    PRUEBA GRATUITA

    Conéctese en privado en su iPhone

    con Avast Secureline VPN

    PRUEBA GRATUITA